Hice un cambio de sentido. Solía ​​ser un enorme crítico de la triple pensión: el deber de incrementar las pensiones según con lo siguiente es mayor: el desarrollo de las ganancias promedio nacionales, el desarrollo de los costos minoristas medidos por el Índice de Costos al Cliente, o 2, 5%

Entendí un error común sobre la política: esto es primordialmente un provecho para los retirados aquí y en este momento, quienes, por muchas otras causas contentos, ya fueron beneficiarios de numerosas políticas positivas.

Esto no es cierto: en lo relacionado a la política de triple bloqueo, puede realmente bien ser cierto que los retirados son los que creer se ven obstaculizados por cambios en el bloque triple. Pero los superiores perdedores de los cambios del triple bloque son la gente que recibirán sus pensiones dentro de muchas décadas. ¿Por qué? Porque son los futuros pensionistas quienes verán la más grande proporción de aumentos por medio de la política. Los retirados de hoy son subjetivamente bajos.

Además, estoy cada vez más convencido de que, aunque la promesa de vida sigue creciendo, es improbable que los años en que tenemos la posibilidad de trabajar a tiempo terminado, o por lo menos no en el mismo nivel. Posiblemente los años treinta de hoy vivan entre finales de los ochenta y principios de los noventa. Se ve posible que un individuo promedio de 30 años logre, quizás inclusive ansiosa, trabajar hasta los 70 o 75 años, pero esto todavía les deja con 25 a 30 años de vida en los cuales solo la fuerza de sus pensiones es bastante. evadir que vean sus últimos años de pobreza devastadora.

También me sorprendieron los repetidos argumentos de Chris Dillow en pos de la política y sus provecho en general, así como los argumentos de la política avanzada de los políticos y sus asesores en el panorama.

Si quiere achicar el triple bloqueo, esta es su atención: pero requerimos aclarar quiénes son los superiores perdedores, en vez de basarnos en malentendidos de la justicia intergeneracional.